Nuevo ep de La Fiancée Solitaire: Agricultura Celeste

El pasado 4 de diciembre se estrenaba en todas las plataformas digitales «Agricultura Celeste», el nuevo ep de La Fiancée Solitaire, la cordobesa afincada en Madrid, María Guerra del Moral.

Como algunos sabéis, ya habíamos trabajado juntos en su primer ep, «Eros».

De nuevo como arreglista y productor, dando un paso adelante al contar con Reto Ramírez a las baterías (grabadas en Bulletproof Estudios con Dani a los mandos), encargándome yo de bajo, guitarras y teclados.

Para la grabación de baterías, una maravillosa Yamaha Maple Custom Absolute, juego de platos Zidjian K, caja GMS (aquí la clave fue la afinación). Microfonía: 57 snare up, beta snare down, Akg D112 en bombo, Sennheiser 421 mki en tom 1, D112 en tom 2, Neumann Ksm 184 como overheads, y un Rode K2 como room en la sala adyacente.

Las canciones:

Perfectas:

Este tema es uno de los dos que habíamos tocado ya en directo con banda, y este es el enfoque con La Fiancée: dos guitarras, bajo y batería. 

En todos los temas el bajo es mi Fender American Deluxe Precision, de fresno. 

Las guitarras, Fender American Vintage 62 Stratocaster, Gibson Les Paul Standard de 1995, con pastillas Bare Knuckle The Mule. 

Catedrales:

El otro tema que ya habíamos hecho en directo, con lo que tratamos de plasmar en grabación lo que ya habíamos hecho en vivo.

De nuevo, dos guitarras, bajo y batería.

La curiosidad es que conservé las guitarras de la primera demo -cuando la montamos originalmente para directo-, tenían un rollo interesante, y una de ellas es mi primera eléctrica, una Squier Strat koreana de 1992, con una Seymour Duncan SSL en mástil y una SD Hot Rails en puente, que es la que se usó en esta canción. En el otro lado del estéreo, la AV 62 strat.

Semifinalista:

Este tema no lo habíamos hecho con banda, pero sí en dúo acústico, así que la estructura y los motivos melódicos y arreglos estaban claros.

La Lp a un lado, la AV 62 strat al otro, siendo en este caso la Lp la que «canta».

La curiosidad es que todos esos momentos están doblados con acústicas (maravillosa Yamaha LS16), y teclados (todo midi: clavinet con overdrive, melotrones, y piano eléctrico), para conseguir definición y articulación en melodías y arpegios que se diluían dejando la Lp a solas.

La Lección:

Ni con banda ni como dúo habíamos tocado esta canción. En preproducción grabé una nota de audio con la estructura y las ideas de segunda guitarra, y al revisitar esa grabación para estructurar el proyecto en Logic, me enamoré del dúo de guitarras acústica/nylon, y el ambiente íntimo y minimalista.

Y por ahí tiramos en grabación, la Yamaha LS16 es la que canta, mi Admira Princesa (de cedro, cuerdas de nylon), la rítmica. Añadí el bajo y percusiones, y casi la hubiese dejado así. Fue María la que pidió probar a incluir batería, al menos en los estribillos, tratar de hacerla subir más en esos momentos.

Ya en los ensayos con Reto, este era el tema más abierto, los otros tres estaban muy claros, experimentamos con chinrings en charles y ride, y acabamos de cerrarla en grabación, donde añadimos un parche viejo sobre la caja y una toalla sobre el tom base. Sumado al tratamiento de bombo en mezcla, la batería acaba teniendo casi un carácter híbrido entre acústica y eléctrica, en contraposición a las guitarras acústica y española, con un resultado muy interesante.

Podéis escucharlo también en Spotify:

Publicado en Blog