Sobre mí

Uno aprende a tocar un instrumento para tocar música, y no hay nada más reconfortante y satisfactorio que reunirse con otras personas para hacerlo.

A lo largo de los años he tomado parte en multitud de experiencias y proyectos, primero en Galicia y luego en Madrid, desde componer bandas sonoras para comedias musicales, cortometrajes y publicidad, hasta dirigir un pequeño coro para actuaciones en bodas.

En la actualidad realizo conciertos acústicos en solitario interpretando clásicos de los 60 a los 90 (Beatles, Stones, Radiohead, Buckley, Quotsa, Sia…), tanto en eventos públicos como privados.

Formo parte de Minor Empires, banda de rock alternativo con sabor 90’s.

Fui uno de los guitarristas de The Hardtops, banda a caballo entre el rock’n’roll clásico y el punkrock de melodías powerpoperas.

Decine, a veces dúo, a veces trío con piano, guitarra y voz femenina, recreaba algunas de las melodías más bellas de la historia del cine con un cierto gusto jazzero: del Put the blame on Mame de Gilda al Somewhere over the rainbow, del Moon river de Desayuno con diamantes al Cheek to cheek de Sombrero de copa.

Trono de sangre, se apropia del título de una de las obras maestras de Kurosawa para sublimar intensidad y energía desbordadas en su hardcore punk. “La mitad de lo que somos, la mitad de lo que creemos” (Manufacturas Sonoras/Caleiah, 2014), apareció en las listas de los mejores discos del año de multitud de publicaciones especializadas (Mondosonoro, Rockzone, Hipersónica, etc).

Formé parte de Emerge, grupo de música instrumental de desarrollos largos, paisajísticos o casi cinemáticos, que se podría encuadrar dentro de lo que se dio en llamar postrock.

He colaborado y colaboro con artistas como el violinista y musicólogo irlandés Eoghan Neff (guitarrista y bajista), la banda de rock progresivo Architecture of the absurd (guitarrista y voces), la cantante Robin Dee –Got talent, Tele5- (bajista), la banda punk rock Criaturas Celestiales (productor, bajista y voces), grabando como invitado en los discos de buenos amigos como Odeón  o Álvaro Escribano

En resumen: pop acústico, jazz, rock, punk… En la variedad está el gusto. 🙂